jueves, 20 de enero de 2011

Y cuando hay luna llena...

Esta noche la luna está demasiado bonita como para  no hacerle un dibujo. Quizás en noches como ésta, de luna llena, la fauna abisal sea un poco menos inaccesible, o quizás sea en noches como ésta en las que estas criaturas tan desconocidas adquieran nuevas características y se tornen aún más insólitas.
En cualquier caso es un mundo fascinante, a la par que aterrador, que escapa incluso a las mentes más imaginativas.

Lápices acuarelables y tinta china.

3 comentarios:

  1. Curioso el enfrentamiento entre la belleza lunar y el horrible pez abisal. Simple, pero curioso.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las noches de plenilunio, dan un color muy bello a la noche, da romanticismo, o a veces melancolía... pero sea como sea... ni la cara de mala leche de un pez puede enturbiar a una hermosa luna.

    ResponderEliminar
  3. Qué manía le habéis tomado al pobre pececillo!
    Es feo pero también entrañable :P

    ResponderEliminar